INSTITUTO SUPERIOR DE PSICOLOGIA SOCIAL DE CASTELAR

TEMA: MEDIOS DE COMUNICACION                                   21 / 03 / 11

DOCENTE: GISELA BUSANICHE

 

Presentación: Buenas noches a todos, vamos a dar comienzo al encuentro de hoy, estuvimos comentando que la temática que iba a atravesar este año tiene que ver con los efectos de los medios de comunicación en la subjetividad de las personas, de todos nosotros.

Hoy invitamos a una periodista, en realidad el curriculum no lo voy a contar yo, lo va a contar ella. Se llama Gisela Busaniche. Seguramente muchos la han visto, tiene programas en cable, y ha estado en programas de aire también, así que, bueno, la modalidad de trabajo también la va a contar ella directamente, Gisela, tenés tu clase.

Docente: Hola, estoy un poco nerviosa, les digo, veo de todas las edades, bueno, les comento a mí me llamaron por un programa que estoy haciendo en el medio, un programa muy hermoso para mí, después de trabajar en los medios de comunicación como periodista, fui viviendo cómo se iba construyendo el relato, las historias, qué era o importante para la TV para poder estar, qué era o que prevalecía y qué no, con cosas que me gustaban y con las que no. A partir de los conflictos gobierno-campo, a mí se me dio por contar esto de la construcción, porque hablamos del reflejo de la realidad y los medios muestran la “verdad”, ¿y qué es la verdad? la verdad es según quién la cuenta y la línea editorial de quien la cuenta. Y entonces a partir esto del medio.

Les cuento un poquito de mí, yo estudié abogacía en la UBA pero dejé porque me fui a Periodismo TEA que es un Taller Escuela Agencia, no es una universidad pero es un lugar donde te dan práctica periodística, es un lugar donde uno aprende periodismo por periodistas y es una muy buena escuela si uno también formación, o sea siempre es mejor tener alguna carrera o ser un poco autodidacta para formarse y no quizás salir como un movilero que no sabe muy bien dónde está, en qué lugar, preguntando qué. A partir de ahí hice la licenciatura en una universidad y me fui a hacer un master a Barcelona. En Barcelona fue muy linda la experiencia porque éramos 35 latinoamericanos o sea hispanohablantes, y también habían españoles y estuvimos ahí durante un año, estudiando y viendo las diferentes escuelas, cómo cuentan las escuelas norteamericanas las noticias, cómo cuentan as escuelas europeas, la diferencia entre lo documental y las diferentes formas de construcción. Y ahí hice un libro que se llamaba “Cuarto Mundo” porque estuve becaria en el país, y me vinculé mucho con lo social, ustedes me pueden haber visto en “La liga” seguramente, con la cual después terminé, pero para mí lo social venía de antes, me puse a trabajar en prensa de la Central de Trabajadores Argentinos en el 98, y a partir de ahí, digamos, desde un lugar de periodista pero también formando parte de la central obrera desde un lugar de militante también, donde uno iba a los lugares que conocía, los barrios, la construcción, yo lo hago en TV pero ya lo hacía de antes.

Y bueno, en España, con esto de que me gustaba mucho lo social empiezo a trabajar en lo social y después tuve suerte porque una periodista tenía que hacer un trabajo y no podía porque tenía que terminar un libro y estaban buscando periodistas jóvenes y me encontraron a mí e hice un libro que se llamó “Cuarto mundo, no somos tan ricos”. “Cuarto mundo” es un libro por las bolsas de pobreza en el primer mundo, “Cuarto mundo” es un libro que viene de una ONG, que viene de un cura tercermundista, tercermundista para Europa, pero sí con ideas renovadoras y se plantea en medio de la segunda guerra mundial, en Francia, en una Francia desvastada, con una pobreza infinita, y entonces empieza a hablar del cuarto mundo. El primer mundo, el segundo mundo en Rusia, el tercer mundo en los países en desarrollo y el cuarto mundo era la pobreza que estaba ahí.

Así que yo lo que hice, como no soy socióloga ni politóloga, eso le comentaba a Alicia cuando me fueron a ver, que puedo hablar desde el lugar de periodista, que me aprovechen en el sentido preguntar desde ese lugar, de la cocina y de esas cosas que siempre tienen dudas para saber.

Entonces, eso fue lo que hice, salir a contar historias, estuve viviendo con gente, después hice TV en “La liga”, fue muy loco porque lo primero que hice fue escrito, convivir con una persona en la calle, convivir con un ecuatoriano que se había dejado a su familia, se había endeudado con 2000 U$S del pasaje, 2000 U$S que le daban, no era un esclavo, no era un secuestro, pero más o menos porque tenía a su familia amenazada, eso pasó mucho en Ecuador, por la divisa, hay muchos ecuatorianos en España trabajando, y la segunda entrada de dinero en Ecuador es lo que mandan los inmigrantes. Pero también en eso hay una cuestión muy macabra, cómo es el camino del inmigrante, me acuerdo una provincia que se lama “El oro”, así que titulé “Del oro hacia la nada”, porque en El oro no se estaba pasando bien.

Y así fui contando historias en España y después viendo lo que nos pasa a todos ¿no? de que a veces no vemos lo nuestro, en España, era el año 2000, 2001, 2001, y en España la visión que tenían era que eran el primer mundo, ayudados por la Comunidad Europea y que había que ir a ayudar a otros países, entonces iban a Chiapas, iban a Bolivia, iban a Brasil, y yo empecé a recorrer y la pobreza estaba ahí, porque las cifras eran 5, 6 millones de pobres en ese momento, con una situación de vejez muy importante y muy abandonada, por el sistema que tienen, tienen a los viejitos muy abandonados, y había allí un Estado presente que emparchaba la situación de seguro de empleo, que sería el “paro” como le llaman allá. Así que se veía que era un modelo como nuestro modelo neoliberal, digamos un modelo de servicios y de turismo, ya no de industria, que habían pasado todo lo que nosotros habíamos pasado, en el sentido de, donde había mineras en Asturias, ya no estaban más, y donde había automotrices ya no estaban más, porque se iban a otros países, y ellos lo estaban sufriendo, mucho antes todavía, que la macro economía crecía y crecía y que había muchos que se llenaban los bolsillos y otros no, y lamentablemente el tiempo da la razón de las políticas la situación que en este momento está viviendo España.

Después de hacer ese libro, volví, porque era febrero del 2002 y yo sentí que tenía que estar acá y habían cosas que estaban pasando, estuve un año más en la CTA, estuve en canal 7, con a gestión de Néstor Kirchner entra un grupo de periodistas a canal 7, y ahí hice “Huella  digital” que fue un programa periodístico, los jueves a las 10 de la noche, estuvimos un año y medio hasta que hubo un problema con otro programa y lo censuraron, un programa de trenes, y entonces terminó el equipo y allí yo pasé a formar parte “Argentina II” que eran documentales. Allí yo tuve oportunidad de hacer, no sé si escucharon hablar del historiador Norberto Galasso, pero bueno, pude hacer “Norberto y los malditos” o sea “Galasso y los malditos” y contar un poco lo que era el pensamiento nacional, Jauretche, Scalabrini, Hernández Arregui, fue muy lindo hacer ese trabajo, todo contado a través de Galasso, fue muy lindo hacer ese laburo.

Y después fui corresponsal de TELE STUD  por 6 meses, me volví loca porque era muy difícil entendernos con los venezolanos, y a partir de ahí tuve la oportunidad, me llamaron de La liga de Cuatro Cabezas para ser productora, y dije que las preguntas las quería hacer yo, era un momento en que no sé por qué dije, as preguntas las quiero hacer yo, llámenme y hago un casting, me llamaron a los dos días para hacer una prueba, una prueba en Ciudad Oculta, me fue muy bien y a partir de ahí no paré de laburar. Cinco años en La liga, contando un montón de cosas, para mí fue un programa muy lindo, que me importó un montón y lo quiero mucho, pero a la vez veía que era un formato que a la vez se agotaba, entonces empecé a pensar en el espectador y partir de ahí, surge el programa en el medio, como para dar una visión crítica y reflexionar un poco cómo se construye la noticia.

Ahí les hice un panorama ¿no? Muy bien.

Bueno, ahora lo que pensaba era, si quieren, era, si hablamos de modelo me gustaría que vieran un enfoque histórico, pero lo podemos ver después, lo que sí me gustaría es ver el capítulo I que es el capítulo del diario, ver la deconstrucción de la noticia del capítulo II y del capítulo III y si querés después charlamos un poquito a partir de ahí.

Yo voy a ir hablando pero después nos organizamos en preguntas y respuestas ¿les parece?

(Ruidos, parece que se pasa algo filmado)

Bueno, aquí hay un informe histórico, de alguna manera todos los programas tienen un informe histórico que intentan contar en 2 minutos todo lo que pasó a nivel comunicación, policial o lo que fuera, así que es bastante difícil, pero, bueno, tiene una edición sencilla, se va pasando para que uno no pierda la idea, ahí está lo de La Gaceta y termina con los diarios más importantes de acá.

Les quiero mostrar lo de la deconstrucción. (Explica sobre lo que están pasando, inaudible) Bueno, voy a ver si se escucha mejor, si no termina esto y charlamos.

Bueno, es interesante ver como periodistas incluso de La Nación o Clarín todos estaban de acuerdo con que la objetividad no existía, pero bueno, de alguna manera hablan de que lo que existía es que tiene que pasar por el filtro de la profesión, que más allá de él tiene que ser profesional. Es interesante porque después en la entrevista se habla del periodismo político que es el siguiente, del concepto independencia. Cuando habla del concepto independencia, después lo charlamos pero no me quiero olvidar, él habla que sí, que son independientes los medios, habla que son independientes de los gobiernos, habla de la independencia de los gobiernos, que es un concepto muy norteamericano. Habría que preguntar si se es independencia de los grupos económicos o de los que ponen la publicidad.

Ahora lo que les voy a mostrar es la deconstrucción, una idea de Mariana Moyano, Mariana Moyano es analista, hace comunicación, profesora en la UBA y además tiene una columna en Misión 7, entonces Mariana lo que hace es leer los 4 o 5 diarios todos los días, tarda horas en leer los diarios, porque realmente leerse los diarios para buscar eso es todo un tema, y tuvimos la suerte de tenerla de asesora en el programa, y eso hacía que cada vez discutiéramos más, y repensáramos más un poco, así que así que las reconstrucciones son Mariano Moyano.

(Vuelve a pasarse material)

Bueno, ahí fuimos hablando de la deconstrucción tuvo una buena repercusión en el sentido que explayaba bastante de esa línea editorial y se empezaba a hablar un poco del tema y quiero mostrarles de capítulo II sobre la línea editorial, una nota que es de TELAM sobre el trabajo en negro y como lo toman los 3 diarios más importantes y ahí se ve claramente la línea editorial.

(Silencio)

Bueno y contarles también que en ese momento tuvimos la oportunidad de tener a Blanc y gente de La Nación que empezó a colaborar pero empezó justo cuando empezó lo de la ley de medios, y que habían nacionalizado el fútbol, digamos, había fútbol para todos. Llamamos a un encuentro y por ejemplo no pudimos tener a nadie de TN. D’Elía el director de Todo Noticias y de Telenoche no quiso darnos la nota.

Ah! ahí está el concepto de independencia, escuchen un poco el concepto de independencia y después charlamos.

(Lo pasan, se corta)

Así que fue una pena porque la idea era que tengamos a todos en la mesa ¿no?, muy del periodismo anglosajón, todos en la mesa hablando, pero me parecía que era de la única forma que tenga credibilidad y además en el programa digo que los textos los elijo yo y que además que la editorial la elijo yo y nuestro equipo.

(Siguen pasando)

Esto era del programa Lado Salvaje que lo hacía, después hicieron Tres Poderes y cuando hicieron la crítica  a De Narváez, terminó Tres Poderes. Hasta ese momento yo charlaba con Sietecase y él creía que hacía periodismo independiente, y de hecho lo estaba haciendo pero debe haber tocado algún punto y no pudo seguir.

Por eso siempre hay y según en la posición que ocupe puede ser un líder de opinión y entonces ahí no somos todos iguales ¿no? No es lo mismo compararme a mí que comparar a un Lanata que puede decir lo que quiera, que puede hablar de YPF con YPF …, pero son unos pocos, no es el común que nos pase a todos los laburantes, es una reflexión.

(Pasan material)

De alguna manera compartíamos lo que él decía, ahí está María Seoane, habla de la construcción del sentido; este es el hito de cómo los medios trataron la muerte de Kosteki y Santillán, el programa tiene un informe histórico y un hito que tiene que ver con el tema y después la deconstrucción de la noticia.

(Pasan material)

Ahí lo que se ve en la deconstrucción de la noticia es cómo Página 12 va directamente a hablar del agro, y además aporta un dato, cómo Clarín evitó hablar del agro y habló de la countrys y de las guarderías, y como La Nación directamente no lo puso en la agenda o sea para él no iba a ser un tema del día. Y recuerden que aunque la agenda la esté marcando bastante la TV y lo nuevo Internet, en general las entrevistas y lo que nos pasa es que seguimos viendo el diario. La palabra escrita tiene mucha fuerza y mucha credibilidad, en lo que está escrito uno cree más, entonces sigue marcando la agenda y de lo que va a hablar también es de qué hacen los diarios.

Esto un poquito para hablar de objetividad y de los modelos de periodismo, primero que los periodistas no son comunicadores, yo por ejemplo hice comunicación y soy licenciada en periodismo, no llegué a hacer todo comunicación, así que cuando hablo de comunicadores lo hablo en el sentido de que no todos los periodistas, a ver, comunicar es otra cosa, ellos pueden informar, contar los hechos, pero muchas veces toman el lugar de comunicador y me parece que queda en muchos casos grande.

El periodista es, yo digo una especie de intérprete de la realidad, porque yo estoy en un lugar y es voy a contar a Uds. lo que yo veo, y de alguna manera lo más importante es la credibilidad del medio, y me parece que en dos últimos años las grandes empresas periodísticas pusieron en juicio incluso el tema de la credibilidad, con esto de la ley de medios, o esta guerra declarada del gobierno y los medios, y ahí hay algo que yo creo que los que más pierden son los medios, en esto. Porque la política es siempre política y puede contestar de una manera pero que el medio conteste igual, que mienta, ahora lo nuevo de Clarín es decir, el otro día leía, por ejemplo, decía, “van ganando”, y más abajo decía “habrían ganado”, o sea titula con el “van ganando” en presente, como si fuera real, cuando en realidad abajo inmediatamente lo ponen en potencial. El uso del potencial es también un uso y abuso.

Reflexionando un poco sobre el tema, el periodismo desde su nacimiento nació como propaganda. En 1810 Mariano Moreno creó La Gaceta y difundía sus ideas, después La Nación va difundir las ideas de Mitre, se usaban los diarios para difundir ideas, o los diarios anarquistas. Así que durante e siglo XIX el periodismo fue así algo como propaganda.

Después con la revolución industrial, un diario inglés se da cuenta que puede poner publicidad y empieza a poner avisos y así empieza la publicidad en los diarios, y ahí el diario empieza a valer, es una mercancía, tiene un costo, se empieza a ver el negocio, y a partir de ahí, a principio del siglo XX quien va a levantar la bandera de la … es el norteamericano, Pulitzer y otros periodistas, en ese momento imperaba el liberalismo, el liberalismo en serio, no el liberalismo de Menem que decía sí vamos a ser liberales, TELECOM vos te quedás con el norte, TELEFONICA vos con el sur de la provincia, sino que hablaba del libre mercado. Y uno podría decir, no, pero el periodismo era un periodismo liberal, entonces el dueño de la empresa quería informar, no tenía acciones en una empresa del campo, o no tenía acciones en una distribuidora de una editorial de libros, era una empresa que sólo iba a informar, por eso se hablaba de objetividad, por eso se hablaba de todos en la mesa.

Hablábamos un poco de los modelos, que en el siglo XIX había propaganda y después pasa a ser el modelo anglosajón que es el modelo norteamericano, empieza la objetividad. Y hablábamos que en ese momento, porque los hechos hay que entenderlos en el contexto, y muchos a veces hablamos de la historia y no conocemos el contexto y así decimos, también era eso, y era eso y también era lo otro, y Uds. que estudia psicología social, hay que estar un poco atentos de no encasillar, y en aquel momento cuando se hablaba de objetividad, se pensaba en objetividad, porque el dueño del diario quería informar y ganar por eso y lo que decía, no tenía una empresa rural, no tenía una editorial, no tenía acciones en una distribuidora de cine. Entonces quedó mucho esta visión, que yo estudié mucho ahí en Barcelona, por eso decían, todos a la mesa, la importancia que estén todos los sectores, por eso noticia, un artículo no puede ser hecho si no están todos los sectores.

Y dividen mucho lo que es perfil, de lo que es crónica, de lo que es entrevista, y que en los últimos tiempos no están bien delimitados, a veces se ven opiniones, hay un abuso de la opinión, por eso se ve opinión en todos lados, por eso la importancia de qué es una editorial, de qué es una nota.

Entonces, desde ese modelo nosotros surgimos, pero surgimos con idas y venidas, porque está Botana, Natalio Botana, cuando funda Crítica que va a encontrar a los sectores de clase media como se estaba incorporando el radicalismo, lo que va a hacer primero es apoyar a Irigoyen, y cuando ya no le convenía va a apoyar a Uriburu, va a ser el primer diario que apoya un golpe de estado, y realmente si uno ve las tapas, está en el primer informe del 1er. capítulo, del diario, se va a ver cómo realmente va armando un clima, o como nosotros nos acordamos de que pasaron cosas en el 2001, como Clarín iba armando un clima de la necesidad de la devaluación, que ya el 1 a 1 no funcionaba más, cómo utilizar esas herramientas periodísticas sirven a los fines políticos. Y esto ya pasaba acá en Argentina desde 1930.

Después va a haber un rama en la cual yo me siento bastante vinculada, que es en os años 50, 60 que es lo que se lama nuevo periodismo, y es esta idea de que el periodista va al lugar y va contar desde sus propios ojos. Lo que hizo Walsh con “Operación masacre”, o lo que hizo Truman Capote con “A sangre fría”, o lo que hizo Elena Poniatowska que es una periodista muy buena, mejicana, sobre la mataza de Tlotelolco en el 68, después, bueno, Jonh Reed periodista de principios de siglo (XX) sería el antecesor, después José Martí que sería como el antecesor de todo periodismo, personas que van a cubrir un guerra, una revolución y la cuentan, la cuentan día por día. Las características a este periodismo se incorpora la metáfora, alguna retórica, se incorpora la literatura al relato pero tiene que ser verdad, porque si la descripción se inventa y hay una cuota de imaginación deja de ser periodismo.

Entonces, uno de los capítulos en el medio se llama periodismo narrativo, encontramos a Cristian Alarcón, a Josefina Lisitra, a Hernán Brienza, periodistas que han hecho crónicas y han hecho nuevo periodismo, eso que se llama nuevo periodismo, aunque escuchamos a Caparrós diciendo, “bueno, eso ya es viejo periodismo”, pero ese es el nombre ¿no?

Entonces, yo creo cuando uno empieza y cambia el paradigma hay un uso del paradigma durante un tiempo y después un abuso. De alguna manera la TV copió este paradigma, y el que quizás lo comienza es Polosecki, cuando agarra una cámara y va a contar una historia en 1ª persona y va a hacer una entrevista y va a mostrar, aparece un sujeto a fines de los 80, principio de los 90 que no se mostraba en la TV, la TV era “Tiempo Nuevo”, los programas periodísticos era estudio, periodista – entrevistado, todos acartonados, y había un montón de sujetos que estaban excluidos.

Bueno …………………..los muestra ¿no? la patria sublevada, digamos, la marginalidad, y bueno con eso existís, la ves todos los días, pero cuando la ves por TV empieza a existir. Entonces a Polosecki lo va a seguir Juan Castro, con otras formas de hacer periodismo, y después La Liga, y después de La Liga todos los formatos eran así.

Después Uds. se cansaron a partir del 2000 de ver gente pobre en la TV, entonces ahí la pregunta es ¿para qué? Si vamos a ir a un barrio a contar algo ¿para qué?

Entonces, tenemos que saber que la TV está, que es un producto que mide, que tiene auspiciantes, pero desde nosotros también tenemos que tener conciencia de ¿para qué vamos a ir a ese lugar? ¿para qué vamos a mostrar eso? Me parece que es cosa muy importante, o al menos yo siempre me lo pregunté y en el último año me costó mucho porque no entendía el ¿para qué? Sentía que tenía que haber un renovación en el formato o qué. Porque había notas muy tristes, muy duras, y a veces terminábamos con esa sensación, y entonces, nos preguntábamos ¿queremos dejar a la gente así? O ¿queremos mostrar que hay un montón de gente que hace un montón de otras cosas, y dejarnos con un poquito de esperanza?

Porque a partir del 2001 hay una Argentina que empieza a laburar mucho y los argentinos tenemos muchos defectos pero a la vez hay mucha solidaridad y mucha organización y a veces no sale en los programas de aire. O por ejemplo, en lo cotidiano, cuando se usa la palabra “compañero”, o “pueblo” eso no puede salir en un canal de aire. ¿Por qué? Si es también nuestro vocabulario. Bueno, entonces esto como parte de la TV de los 90. Después la TV de los 90 tenía el periodista fiscal, ante una situación muy dura y gobierno muy avasallador, igual todos los que pudieron viajaron ¿no? Entonces de alguna manera los periodistas se pusieron como fiscal, de alguna manera reemplazaba a la justicia que no existía. Ese rol cumplieron los periodistas y en ese rol se quisieron quedar mucho tiempo más, y hoy ese rol tampoco encaja. Entonces, a partir de la ley de medios, surge como un nuevo paradigma, me parece que estamos en la búsqueda de un nuevo modelo, de qué es el periodismo. La objetividad no puede ser porque ya hoy, uno lucha, me parece lo que decía Aliverti me parece que estaba claro, que no sólo la independencia de los gobiernos, o a independencia de los grupos económicos o de los auspiciantes, sino también la independencia de lo que vos pensás, es muy difícil independizarse de los que uno piensa y de sus ideas, uno tiene una visión del mundo. Para un periodista lo mejor va a ser poder compartir la línea editorial del medio. Si un periodista comparte la línea editorial del medio va a trabajar mucho más tranquilo, si no la comparte, eso va a ser un trabajo terrible y muy duro, porque ahí se contrapone la subjetividad y la línea editorial.

El otro día decía Aída Córdoba con unos pibes de 4º año de la carrera, y empezamos a discutir, porque de alguna manera lo que planteaban, ahora voy a abrir las preguntas, pero para charlar un poco es hasta dónde es periodismo y hasta dónde es propaganda o que está pasando, cuando hay situaciones muy extremas, y uno ve dos tapas con la misma noticia y completamente distinto el titular, entonces, un pibe, se hablaba del periodismo militante, creo que el que milita es uno, no milita el periodista, y lo que pasó el otro día en la agencia TEAM no está bueno en el sentidos de poner adjetivos en una agencia de noticias, o poner a un (nestornauta) lo que hace es terminar con años y años de un homo fusión, digamos, y acá podemos decir, bueno pero si era la agencia oficial ¿qué tiene? pero bueno, a  mí me mató eso, me puso de muy mal humor, cuando vi esa situación, porque no estaba de acuerdo en el uso, en ese uso militante que hacía, porque no era necesario, y no era necesario porque y acá volvemos a la fuente, en el propio trabajo periodístico uno construye la noticia, entonces uno puede elegir desde el vamos lo que quiere decir, entonces podemos tener a todos en la mesa, pero de alguna manera poner alguna tendencia para uno y para otros. Y eso es así, es la manipulación, pero no la manipulación en el mal sentido, es la manipulación en el trabajo, porque uno graba 3 horas, y va a elegir 10 minutos, el trabajo periodístico es así y lo va a elegir alguien con una editorial y con una subjetividad.

Entonces me parece que lo que hicieron con la agencia TELAM es desbastar un montón de trabajo, va a costar que sea creíble o sea que ahora, cuando leemos Clarín ya no creemos tanto, cuando leemos la Agencia TELAM ya no creemos tanto, digo, estamos en un momento donde hay que agudizar el sentido crítico, y más cuando miramos TV, porque el periodista quizás está acostumbrado a ¿hay embotellamiento? ¿hay inseguridad? Preguntan ¿hay un hecho? Ah! ¿qué hacemos? ¿Cómo le damos dinamismo? ¿A dónde mandamos el móvil?  Y es costumbre también. Y las reglas se te van como imponiendo y de alguna manera, digo, hay gente muy piola laburando en el medio, yo tengo también productores que han militado, comprometido y todo, pero, cuando uno labura para ese medio labura con determinadas reglas, y las reglas las hacen las personas también y por eso de a poco pueden ir cambiando.

Y por eso mismo, de la mención que hacíamos, un pibe hablando de la periodista y de la militancia, propaganda o periodismo, dice, bueno, pero quizás podríamos hablar del periodismo de posición, sería un periodista que se posiciona, que cuenta su visión del mundo, de alguna manera se para a contar las noticias desde algún lugar. Y me gustó, pero después pensé, no todos los periodistas tienen la misma suerte, quizás tiene la suerte Lanata o Majul que tiene muchísima suerte, pero no todos tenemos esa suerte porque somos todos laburantes.

Por eso cuando se habla de construcción de sentido y formación de opinión, hay cosas que se hacen desde el hormiguismo, digamos, desde el laburo cotidiano, laburando un montón, y hay otros que son líderes de opinión que lo hacen a veces no valoran mucho, y a veces no piensan lo que dicen, pero igual yo respeto un montón de periodistas que hoy son líderes de opinión y pueden hablar. Pero no todos podemos hablar de la misma manera así.

Bueno, lo que me gustaría es abrir algunas preguntas, ir charlando. Yo tengo algunas cifras de lo que es Latinoamérica, algunas cifras de lo que es regional, pero me gustaría que charlemos un poquito de estos conceptos que fuimos vertiendo de tema de la construcción de a noticia, de la subjetividad,

Si alguien se anima a hacer alguna pregunta, alguna reflexión, podemos charlar.

Alumna: (Inaudible, pregunta algo sobre el programa Huella digital)

Docente: Bueno, ese programa era un programa donde se hablaba del modelo ferroviario, vieron que en la gestión de Kirchner se habló bastante de la reconstrucción de trenes, creo que después la coyuntura política no le dio para poder avanzar sobre eso y no se terminó de avanzar, de habló de Tafí Viejo, que iban a hacer los talleres, eso quedó a medias, eso no se terminó de estructurar. Hay algunos trenes que están mejor, ahora el Sarmiento está mejor (hablan todos a la vez) ¿no? bueno el gobierno dice que sí, que está mejor. Bueno, esto era en el marco del discurso del propio presidente, a veces lo discursivo no se basa en lo real y no pasa sólo con Kischner sino que pasa con todos los presidentes.

El programa era de trenes, ramal que para, ramal que cierra, la frase de Menem y del modelo de Menem de terminar con los trenes, y como a lo largo de los años no se había podido avanzar. Recordábamos a Scalabrini que decía, para ser un país potencia hay que controlar todos lo medios de transporte, y al final se investigaba un poquito y se hablaba de Jaime y algunas cosas, pero era poquito. Ya habíamos hecho programas de desmonte, programas de todo habíamos hecho, nosotros nos hacíamos cargo de que estábamos tirando mucho de la cuerda, en esto de la línea editorial también que es muy difícil trabajar yendo en contra muy directa de quien te emplee en este caso, era el gobierno, ni siquiera era el estado, era el gobierno. Todavía no tenemos medios públicos del todo, creo que hemos avanzado bastante, pero no tenemos un medio público como el de Inglaterra o de otros países. Pero creo que por esta diferencia, somos más latinos, ellos anglosajones y es difícil. De hecho en la ley de medios se planteó de que el Concejo que decida los contenidos, Bonasso o que planteaba era que fuer el Congreso, y no un ente armado para eso. Al final quedó el ente armado para eso, que es el Concejo Federal. Cuando se ve como está hecho, está bueno hay representante de todos lados, uno espera que funciones, todavía no termina de funcionar del todo. Uno lo escuchaba a Bonasso, y sí eso en un ideal de país, ahora imagínense cómo sería vapuleado en el país en el congreso si tuviera que definir cada programa los canales del Estado, incluso él sostenía los nuevos  canales. Pero, bueno, se hablaba más de as fiscalización que de los contenidos, pero, bueno, todo tiene que ver.

Entonces el interventor, que en ese momento era Ricardo Palacios, que ahora si mal no recuerdo está trabajando en canal 9, nos dijo que no podía salir, se iba a hacer un acción de paro y después no se hizo, el conductor era Mauro Federico que primero estuvo en Crítica y después en Duro de Domar, y bueno, nada, fue terrible fue como un baño de realidad, y lo que uno piensa es que tampoco, se perdieron un programa que le daba credibilidad al canal, eso que decía, me parece que los que perdieron fueron ellos, y a partir de ahí empecé a hacer documentales.

Alumna: (Pregunta inaudible, algo sobre los líderes de opinión)

Docente: ¡Qué buena pregunta! Sí, repito, acá me preguntan si esos líderes de opinión de los que yo hablo, de un Lanata por ejemplo, si pueden opinar distinto de la línea de opinión en la cual trabajan.

Alumna: ¿Pueden transgredir la línea?

Docente: Bueno, y sí se patina,  un ejemplo era Reynaldo Sietecase, el colega, Reynaldo en un momento estaba trabajando en América 24, de De Narváez donde hacía Lado Salvaje, en América hacía Tres Poderes, y en la radio 1030 que era kirschnerista, comprada por Electro Ingeniería, hacía su programa y pudo sobrevivir durante un año bastante bien, hasta que le piden hacer la entrevista a De Narváez. Es muy difícil, en general los líderes de opinión laburan en el medio que les es afín, un Nelson Castro, un Morales Solá, ¡mirá si Morales Solá se pone kirschnerista!, en La Nación no va a escribir más calculo, y respeto mucho La Nación porque creo que es el más coherente en su línea editorial, cuando uno lee La Nación ya sabe a quién va a leer.

Alumna: (Inaudible)

Docente: Sí, cuando escucha a los periodistas sabe un poco de donde vienen, dice.

Alumna: (Inaudible)

Docente: Sí, sabés que hay muchos periodistas que creen eso que dicen, lamentablemente. Pero no querría generalizar, no todos. Por eso, para eso tenés que hacer un laburo de crecimiento, de poder definir. Lo de los líderes de opinión es una teoría de Norteamérica, se hablaba de la agenda CETI en los años 30, se hababa de cómo los medios están en la agenda y cómo las personas hablan o somos hablados por los medios. A partir de lo que nos ponen en los medios nosotros hablamos. Y es lo que pasa ¿no? ¿Quién el viernes a la noche no terminó hablando del paro y de Moyano? De alguna manera ellos deciden de lo que hablamos y de lo que no. Y hay veces gana la coyuntura, no siempre el medio, porque acá hay varias teorías, a nivel modelo de comunicación hay una teoría de la aguja hipodérmica, es la teoría que se basa el nazismo, dice que el medio emite un mensaje y el mensaje llega verticalmente, y no hay feed back, eso en 1930, a partir de ahí la escuela alemana, que pensaron un motón lo qué es un modelo de comunicación, dice que sí hay feed back y que la persona no compra todo lo que ve. Pero de alguna manera es uno de los 14 principios de la propaganda de Goebbels ¿no? direccional, monumental, demostrada y te convencía y todos somos ovejas de los medios.

Con el tiempo cambió y fue superada por los estudios culturales. La teoría de os estudios culturales dice que la persona según sus estudios y su educación, va a reaccionar distinto, porque vos vas a escuchar a un Lanata de una manera, pero alguien de La Matanza, de La Matanza no educada, digamos, hablamos de las clases sociales, porque están y existen, entonces alguien de La Matanza no educado le cree todo a Lanata, y quizás le crean más a Tinelli, escribiendo en los nichos, os nichos de opinión a qué público van, y eso empieza en los años 40, y también tenemos lo de la agenda CETI en Norteamérica, que dice que nosotros hablamos de las distintas tapas que nos brindan los diarios, pone a los diarios por encima de nosotros como simples mortales que podemos cambiar la agenda.

Y esta es una discusión con Mariana Moyano, y Mariana Moyano es una capa, y con Mariana estábamos haciendo el programa de Medios de Comunicación e capítulo 13 El poder de los medios, por si después lo quieren ver, porque me dijeron que va a estar a lo largo del año viendo la ley de medios y los efectos en los medios. Esta teoría tiene que ver con los efectos de los medios.

Yo le decía a Mariana, no, mirá, no es que hay una radio, un diario y yo soy hablada por ellos, porque yo tengo mi propia visión. Me dijo, pero vos no ves a Tinelli. No, no veo a Tinelli, le dije. Y me dice, decime ya la canción de Fort. Y ¡me cagó! Empecé a tararear, yo me sabía la canción de Fort y me dijo, los medios se te meten por otro lado, se te meten por todos lados y de algún modo sos hablada por los medios. Y claro, sabía la canción y la existencia de Fort y todo eso.

Entonces, digo, si no es la teoría hipodérmica, porque yo creo que nosotros tenemos alguna capacidad para poder discernir, lo que nos están diciendo, ya no estamos en los principios de la propaganda del nazismo, por ejemplo, y tampoco es la teoría de os estudios culturales de Estados Unidos que dice el hombre elige, apaga el televisor si no quiere ver y decide todo, y los medios no tienen tantos efectos delante del hombre y de los colectivos. Es el otro extremo.

Entonces, Mariana Moyano empezó a tirar otra línea, ahí está el oyente o el consumidor del medio, y hay otra línea más arriba, entonces según el consumidor, su nivel sociocultural y educativo, va a ser más paralela la línea o va a ser más vertical, y ahí me hablaba del factor subjetividad, educación y clase social. Entonces decía que esta línea puede ser así en algunos sectores, pero que según la educación de la persona va a ir variando, por eso la necesidad de la educación y educar a todos los sectores populares.

Y me parecía bien, porque de alguna manera, cuando llegábamos un barrio con La Liga, te abrían todo, y a veces, uno se preguntaba ¿sabrán bien lo que vamos a hacer? ¿Por qué me quieren tanto? Y era porque estaba la tele, ¡quereme porque soy Gisela! Tenía ganas de decir. Entonces, uno llega y se saca la foto, firma el autógrafo. En Palermo, yo no firmo autógrafos, entonces depende también del nivel sociocultural, entonces cómo le afecta esa figura de la TV, esa figura que le habla, hola, o lo que cree.

Alumna: No es una pregunta.

Docente: Es una reflexión.

Alumna: Sí, mirando los diarios, no solamente los titulares, sino en general, tenemos diarios para los distintos grupos socioeconómicos, porque por ejemplo, leo el diario Popular, no está mal, pero está escrito para que pueda leerlo y entenderlo, y también los temas que deben leer y deben saber; alguien que lee Clarín muchas veces no puede comprender o le cuesta mucho comprender Página 12 por ejemplo, en la diagramación y en que hay que tener mucho conocimiento del tema para poder entender, muchas veces, las notas de Página 12. Entonces yo pensaba que más allá de si los comunicadores son más independientes o no, o los periodistas, también tiene que ver con el tema, políticamente armado, de cómo le vamos a dar la noticia a los distintos grupos.

Docente: A la audiencia.

Alumna: Claro, eso era.

(Aplauden)

Docente: Y ahí viene la audiencia. Estuvo muy bien. ¿Vieron cómo vamos pensando entre todos? Yo pienso así a través de Uds. las discusiones y todo.

Alumna: Yo quiero hacer una reflexión, cuando hablamos de la gente de los barrios, a la hora de la decisión, yo creo que también se subestima a la gente, a veces decimos, como vos recién dijiste la gente “no educada”, y después a la hora de la decisión política la gente mira sus necesidades, su habitat, (……), yo te puedo asegurar que al 60% de esa población no hay que subestimarla pensando que la decisión política fue porque la tuvo Tinelli. Porque pensemos y hagamos historia, (….) creo que es una reflexión válida también, no hay que subestimar a esa gente.

Docente: No hay que subestimar, es cierto, pero por ejemplo El gran cuñado ¿no ayudó a De Narváez un poquito?

Alumna: (Inaudible)

Docente: Bueno, puede ser, porque la gente estaba asustada, por el tema de la inseguridad y todo, pero ese es otro tema, no nos vamos más si empezamos a hablar de inseguridad, porque de alguna forma ya es una forma de tratamiento de los medios, la inseguridad, pero sí tenés razón y de alguna manera lo que yo le decía a Moyano era eso ¿no? No todos van a hacer lo que les digan pero sí de alguna manera van a estar porque hay una construcción de sentido que pasa a lo conciente, le pasa al progresismo también y al que lee Página 12 también. Todos vamos tomando cosas de distintos lados y somos de alguna manera hablados por los medios. Argumentamos según lo que leemos y o que vemos.

Y respecto a la audiencia, les quería comentar una cosa y ahí les dejo la pelota a Uds. porque si no parece que los periodistas somos los responsables de todo. Miren la anécdota que tengo para contarles, La Liga, año 2008, golpe de estado en Bolivia, intento de golpe de estado, comencemos que el guionista, bueno todos estamos con ego en La Liga, y comencemos que hay que ir a mostrar eso que está pasando, comencemos en ir a comprar los pasajes, y el jefe, nuestro jefe, nos dijo sí, chicos vayan y hagan  y hagan minería en Santa Cruz, y hagan minería en Catamarca, en ese sentido teníamos mucha libertad y éramos los que traíamos muchos temas, en realidad no ataba tanto eso si medíamos bien, el tema era cuando hacía Fuerte Apache y yo bailando con los chicos, la verdad que lo pasamos bien pero era cumbia medimos 22 puntos, nos fuimos a Bolivia, vamos contamos todo, yo le hice una entrevista al vicepresidente de la salinera, un tipo muy claro, Matías Martin estuvo con toda la gente de la Media Luna, donde le hablaban que no podía ser que un negro estuviera , o sea se entendió un poco a visión de que no puede ser que un negro nos gobierne, este negro analfabeto, unas cosas terribles que se decían, y nosotros decíamos, bueno, y a nosotros se nos hacía agua a la boca, salíamos con todo, salió al aire, decíamos, investigación  ¡qué bueno! ¿Saben cuánto midió? 9.8 menos de 10 puntos. ¿Y saben qué nos dijeron? Vayan al conurbano, andá Gisela volvé a Fuerte Apache a bailar. No, no es que me lo dijeron así, pero ¿entienden a lo que voy? Y ahí hubo un teleespectador que prefirió mirar lo divertido aunque fue muy duro, de alguna manera mostraba ese lugar el Fuerte Apache donde muchos de Uds. no pueden acceder y yo accedí y les conté una historia como intérprete que soy, conté lo que pasa ahí adentro, les conté una parte, preferí contar la gente que labura, y festejar un cumpleaños y bailar cumbia, bueno eso midió 22 puntos y la investigación de Bolivia, 9.8.

La verdad que fue una pena que pase eso, pero ¿quién manda? Y aquí viene otra discusión además de la ley de medios ¿quién mide y cómo se mide la TV? Y les tengo una buena noticia, o por lo menos para mí es buena, va a haber un observatorio nacional o virtual, con 2200 people meter. El people meter es un aparatito que ponen en la TV, por el cual se contabiliza lo que estás viendo. El tema es que la persona sabe que tiene el poder, la persona sabe que tiene el people meter, a mí me gustaría que la persona no supiera que tiene el poder de elegir, porque entonces te pone canal 13, no sé por qué en la TV que tiene el people meter y en otro televisor  que no tiene te pone canal 7, puede pasar, no sé si pasa. Pero ha habida denuncias, América TV tiene la denuncia a IBOPE  porque lo tomaron como 4º canal y 3º canal 9, cuando América planteaba que era el 3º. IBOPE hoy tiene 1200 people meter, no, mide a 1200 familias, y tiene 2600 people meter, es decir, que en una familia que tengan 2 televisores puede ser que tengan 2 people meter (medición de gente, algo así es en inglés).

Entonces ahí sí hablamos de feed back, de que los medios no eligen qué contar y te lo cuentan y chau, sino que también está la elección del teleespectador de qué mirar.

Alumna: (Inaudible)

Docente: A ver, dicen si se mira más Tinelli porque están más capacitados para entenderlo.

Alumna: No, no es que estén más capacitados (continúa inaudible).

Docente: Bueno, ven, eso debátanlo, yo no tengo respuesta para eso, hay estudios sobre eso, se puede buscar, el estudio de la audiencia. Yo en algún momento era super rígida con Tinelli, y después, decía que estupidizaba a la gente y de hecho creo que la estupidiza, pero después pensaba, la gente, perdón digo la gente, nosotros personas, estamos todo el día laburando y eso, y quizás cuando llegás a tu casa querés ver un baile y un culo, a lo que voy es que no estaría tan rígida con eso, tan intelectual, y de la periodista que dice, no, a Tinelli no.

(Hablan a la vez, no se entiende)

(Se realiza un corte de la clase)

 

Docente: Quería hacer una reflexión, porque a veces uno habla de lo que hace, pero quería decirles que en este caso estoy haciendo una visión crítica a mi laburo, pero quiero contarles que el periodismo es una cosa preciosa, es una profesión hermosa, es una profesión, no es un oficio. Recién una mamá me decía, mi hija quiere estudiar periodismo, ¿qué hago? ¿la incentivo o no? Hay que incentivarla, es la era de la comunicación, lo importante es saber todas estas cosas para después actuar con responsabilidad, y no traicionarse a sí mismo, y pensar de alguna manera ser parte pero cuidarse, y después cada uno decide, pero es muy linda la profesión.

Ahora les quiero mostrar la deconstrucción en la TV. ¿Uds. vieron el programa, el último programa? Lo que tuvo el programa de interesante, este formato fue muy académico si se quiere, la audiencia era un adolescente, la idea era que lo entendamos nosotros y un pibe de 16 años, cuando hablábamos de eso de la deconstrucción, de la objetividad, y lo más importante era mostrar que no se refleja la realidad, porque en el noticiero lo que pasa, me lo contaba un profesor del master en Barcelona, y era un tipo que se había formado en Columbia y era verdad me parece a mí, que cuando uno lee una noticia gráfica tiene en cuenta que alguien se lo está contando, porque tiene en cuenta que alguien lo escribió y se lo está contando, y ve la firma y todo, cuando uno mira TV a veces piensa que mira lo que es, se olvida que está editado, entonces se siente testigo de una realidad, entonces te dicen, esta es la realidad. Y esa es la realidad, vos la estás viendo, pero en realidad estás viendo una parte, no estás viendo todo. No está viendo todo, la sensación es que uno vio todo y te dicen, no, yo lo vi, lo vi por la TV.

Bueno, pasa eso, yo no digo que todo sea mentira, no estoy hablando de que todo es mentira, lo que estoy hablando de que es una construcción, de que pasa eso y pasan otras cosas. Eso decía Laborda en La Nación, nosotros hacemos noticiables algunos hechos,  pero la mayoría de los hechos no son noticiables. ¿Y por qué? ¿Cuándo un hecho pasa a ser noticia y cuándo no? En general un hecho pasa a ser noticia cuando tiene un impacto, cuando importa a más de un colectivo, cuando importa a gran parte de la sociedad, y por eso a veces la inseguridad pega tanto, y además es como un espejo ¿no? Lo que le pasa a una familia me podría pasar a mí, estoy informado, me tengo que cuidar. Me tengo que cuidar ¿de qué? de que no.

Y esto está basado en una teoría, no recuerdo ahora cuál, pero es una teoría de que ahí parte el reflejo de la realidad. Este programa lo que trata de decir que no hay reflejo de la realidad sino que hay una construcción, una construcción basada en hechos verídicos, en verdades pero hay una construcción. Entonces al final del programa yo le hablo a la cámara, es la única vez que le hablo a la cámara, leo un texto y me saco el traje, es no se terminó de entender, me parece, pero en apertura yo me pongo el saco, agarro el grabador, me pongo los lentes y me pongo el personaje, y al final me saco el saco, vuelvo a ser Gisela y digo el texto, y de paso escuchamos las conclusiones de los entrevistados del noticiero.

(Se pasa material).

Como ven es un laburo conjunto, la idea era mostrar eso, porque a veces, cuando uno va a hacer una nota te dicen ¡cómo te animás! Bueno, yo me animo porque hay dos camarógrafos, un asistente, y además no tengo miedo donde voy, porque voy a contar una historia, porque hablé, sé que voy a contar, puede pasar algo pero en general no pasa. Y a veces me preguntan ¿cómo te animás a ir sola? Y se olvidan de todo el artificio.

Bueno y ahora les voy a mostrar la deconstrucción sobre el dengue, esto estuvo genial, Mariana Moyano lo vio, que fue cuando dijeron, ¡hay dengue en capital!

Ah! de lo que hablábamos la vez anterior de esto de la audiencia, y qué mira la gente y qué no, lo importante, me parece con la nueva ley de medios es que tenga más para mirar, o sea que tengas más opciones, o sea que tengas Tinelli, pero que también tengas otras opciones, me parece que se ha avanzado bastante.

(Siguen pasando material) … bueno ahí TELEFE, bueno nada, me trataron muy bien, es muy interesante como laburan, y en Página 12 igual, sólo que en Página 12 es todo más artesanal y en TELEFE tienen todo más armado, más digital. Miren este testimonio. (Lo pasan)

Y de alguna manera le iba preguntando ¿no? ¿qué fuerte, no? Y le iba preguntando:

— ¿Por qué, por qué le ponés música?

— Para generar más tensión.

— ¿Por qué?

— Para generar más atención.

— ¿Por qué?

— Porque tenés que dramatizar todo, para que queden mirando.

Y bueno, ahí les vuelvo a tirar la pelota. Piensen Uds. futuros psicólogos sociales, ¿por qué la gente, nosotros, nos enganchamos más quizás con lo más morboso? Por algo está, que no es solamente el medio, sino que hay algo de redondo, de feed back que vuelve.

Alumna: (Intervención inaudible)

Docente: Esa es la deconstrucción, y acá se ve como a veces el periodista no termina de escuchar, porque va con una idea y tiene que mantener esa idea, porque ahí hay una nota, y no hay nota.

(Pasan el material sobre una nota del dengue en capital)

Acá hay una total responsabilidad, es cuando te dicen, andá, andá parece que hay dengue, y la del vecino es como el comodín, cuando ves que se te cae la nota, ¡vamos por el vecino! Entonces te dice, “no en serio, estoy preocupada” y te dicen, no, poné sólo “estoy preocupada”, bueno eso es la edición, entonces te dicen lo que tenés que poner, entonces le hacés notas a un montón de vecinos hasta que alguno te dice lo que vos querés, o que el mensaje te sirve para el informe. Y a veces es como mecánico, uno no toma tanta conciencia de lo que está haciendo, es como parte.

Y después quería hablar algo, una colega que está en una radio comunitaria, por suerte nosotros ganamos el premio UBA, ahora me voy a hacer la linda, ganamos el premio UBA por el capítulo Radios Comunitarias, la verdad fue un orgullo, la verdad, estuvo buenísimo. Y la situación que se vive en las radios comunitarias, porque también es muy difícil hacer periodismo en las radios comunitarias, y también es muy difícil hacer periodismo en las regiones. Hicimos periodismo regional, viajamos a las provincias, y les digo que si a nivel nacional es difícil hacer periodismo, les digo, a nivel provincial o en lugares más pequeños es más difícil, porque el poder es más fuerte, ya sea el poder económico o el poder político, y en general como no hay muchos auspiciantes y el tema de las pautas es otro tema, dependen de la pauta oficial. Entonces, yo creo que con la nueva ley de medios, viene por un lado el “para quién”, que es el cómo mide, IBOPE, y quién es IBOPE, y cómo va a medir el estado, y la otra necesidad urgente es la regulación de la pauta oficial de cada provincia y a nivel nacional, para que no sea una cuestión arbitraria, uno no le puede dar más de 20% de publicidad a alguien, por ejemplo. Hay una avanzada en ese sentido en Tierra del Fuego, Fabiana Ríos, cuando asume, hace un gobierno muy discrecional en la entrega de pautas, y con muchos intermediarios y muchos casos de corrupción, decide hacer un decreto, porque con la ley no podía porque tenía todos los partidos en contra, porque nadie quiere regular la pauta, porque cuando ellos asumen va a ser una forma de poder de ellos, entonces decidió sacar por decreto un decreto ley que habla de las pautas que se van a entregar, por ejemplo, los trabajadores tienen que estar en blanco, yeso es muy importante porque el sector periodístico es uno de los sectores más flexibilizados. Lo que pasa es que muchas veces no nos consideramos trabajadores, pero acá la compañera ….me lo va a decir, somos laburantes, absolutamente flexibilizados, con un estatuto de los años 70 que es muy bueno, con un montón de derechos pero que no se cumple en ningún lado, creo que se cumple en canal 7 y en Radio Nacional que es donde el estado está y es más difícil meter trabajo informal, diríamos.

De alguna manera, todos podemos tributar, somos monotributistas, es muy difícil generar trabajadores en relación de dependencia.

Y con las becas pasa lo mismo, aunque yo fui becaria del país y fue relindo, de alguna manera, bastante siniestro el tema porque uno está 3 meses trabajando en el diario, y siendo parte, y después bueno, te pegan una patadita, a tu casa, y empezar de cero. Te va a servir o no, pero de cualquier manera es trabajo informal, contratos basura, diríamos.

En el caso de España, te pagaban, eso estaba bueno, acá me parece que no te pagan, me parece que Clarín te paga un mínimo, en general cuando uno es becaria no te pagan.

Bueno, quería dar algunas cifras, rápido, sobre esto de lo regional y las provincias, es un informe de octubre de 2009, es un informe que muestra como la agenda nacional, los medios nacionales están en todas las provincias en todos los canales, y que no hay producción propia, esto que dice la ley de generar trabajo en las provincias, si no se transforma en una mera repetición, entonces nos fuimos al Chaco, en el programa Periodismo Regional, si o pueden ver, estábamos en el Chaco, mirando la autopista, acá de acceso norte que está trabado, ¿a Uds. les preocupa? ¡No sabés cómo nos preocupa que el acceso norte está trabado! Y los chaqueños miraban y decían, no nos interesa nada, nos interesa que hablen de otras provincias; hablando de la información que llega. Dice: A octubre de 2009, en la región pampeana sólo producía el 28% de contenidos, mientras que el 72% se recoge de los grandes multimedios. Algo similar ocurre en los 4 puntos cardinales, en la zona del Cuyo se importa el 72% de las emisiones, en la patagónica el 70%, el noreste el 74% y el noroeste un 76% y en capital sólo se retransmite un 2%, pero que es de programación  extranjera.

La capital tiene un 98% de producción propia y es la que se va a ver en todo el país. los llamados medios nacionales.

Y otro dato que es interesante es un libro que se llama “Los dueños de la palabra”, que es Martín Becerra, Martín Becerra es un comunicador de la Universidad de Quilmes, con Mastrini otro comunicador, entonces hizo un estudio todo sobre Latinoamérica, y miren, marcó los 4 grupos infocomunicacionales más grandes, no sé cómo estará ahora, porque a un año de la ley de medios, han surgido nuevos medios, pero los 4 grupos infocomunicaciones de Argentina concentra el 83%  del dominio del mercado, en Bolivia, los 4 grupos concentran el 86%, en Brasil los 4 grupos más importantes concentran el 81%, en Chile el 95%, o sea Chile no tiene medios comunitarios ni alternativos, son muy pocos, y además las dos cadenas más grandes era de Piñera, que ahora la deben de tener amigos, pero, tienen esa línea, en Chile les falta todavía mucho camino, en Colombia los 4 grupos más importantes concentran el 79%, en Ecuador los 4 grupos más importantes concentran el 81% y acá sí está avanzando una nueva ley de medios en Ecuador, que nosotros hemos ido, ha ido Néstor Busso de la Federación de Radios Comunitarias, y han ido otras personas para charlar y para mostrarles nuestra ley, en Paraguay en el 82% están concentrados los 4 grupos más importantes, en Perú el 82% y en Uruguay el 85%. El único que falta es Venezuela, llamé, le dije, decime Venezuela ¿cuánto? No te puedo decir porque no hay datos, no hay datos. Así que nos quedamos con la duda, debe estar concentrado también, quizás algún grupo, 2 o 3 canales son del estado, y además del gobierno chabista pero también está Caracol y otros grupos que dependen de los grupos privados.

Así que les recomiendo este libro porque está bueno.

Bueno alguna pregunta, ya está, no, no abrimos nada.

Alumna: (Intervención inaudible)

Docente: Ah! que habla de los procesos dictatoriales, porque la deuda externa comenzó en todos los países por los procesos dictatoriales,, como se concentran en los grupos privados más importantes después de las dictaduras, cómo se genera ese model0 de comunicación, homogéneo que no es monopolio pero sí oligopolio, en que la información va a ser la misma en los 3 canales o 4 canales más importantes.

Bueno, les quiero agradecer.

APLAUSOS

Espero que les haya servido, yo sé que van a estar laburando con algunos programas, ojalá les sirva, hay programas muy lindos, nos gustó hacerlo el equipo está como muy comprometido, les quiero dar una primicia, me acaban de informar el viernes, que vamos  a hacer “En el medio del poder”, así que estoy muy contenta porque es el mismo formato, pero con otros colores y con otros invitados, pero vamos a tocar el tema de lo qué es el poder. Después les cuento y después si quieren para fin de año podría venir Mariana Moyano, por ahí yo vengo de chusma, pero Mariana Moyano es una mina que, bueno, de lo que hablé yo va a poder hablar mucho más, y así vamos intentando un poco más entender esto.

Muchas gracias.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *